Tartamudez y cambios en la rutina

Tengo la sensación de que las personas afectadas de tartamudez nos sentimos más cómodas, e incluso más seguras, con las rutinas. Por tanto, ojo que todo lo que nos altere el día a día y, en consecuencia, las actividades diversas a las que estamos acostumbrados puede generar unas dosis de incertidumbre y nerviosismo que existe el riesgo potencial que nos desemboquen en el habla, o sea, en una posible intensificación de la disfluencia.

En este orden de cosas, la alteración de las rutinas puede venir de situaciones adversas y del todo desfavorables o de episodios más anecdóticos, pero que nos dejen moderadamente inquietos. Afirmado esto, os notifico de un cambio en la rutina a la que me veo abocado en la actualidad, que no es trascendente, claro que no, pero que he pensado en ello y bastante.

De entrada, cocinar no me apasiona. Tampoco me desagrada, aunque no me motiva de forma especial. Así, a menudo, aunque no siempre, compro la comida hecha, en particular los primeros platos, y en este contexto, en los últimos cuatro años ha sobresalido una tienda bien conocida en el centro de mi ciudad, “Ca la Mercè ”, un comercio que ha destacado por la excelente gastronomía y un trato hacia mí realmente exquisito. Pero los dueños de “Ca la Mercè”, el 31 de julio se jubilaron.

A estas alturas, ya conocían bien algunas de mis virtudes y algunas de mis intimidades, como el blog que ahora estáis leyendo, sabiendo la condición que tengo de persona disfémica. Desde que me comunicaron que cerraban el negocio, he tenido presente numerosas veces cómo los sustituiré, desde el punto de vista oral, porque, a la postre, puedo ir a otros dos establecimientos donde hacen una comida similar, aunque no tan buena. ¡Pero ay! En estos dos sitios, me estrenaría y desconocen mis frases a veces inestables. Y naturalmente, no me he obsesionado con esta cuestión, no, aunque pienso en ello. Y no he decidido qué haré. En suma: ya véis, incluso un cambio sin gran importancia en la rutina puede conducirnos a una cierta inseguridad emocional.

Etiquetas del post
, ,
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.