¿El sufrimiento de una persona próxima nos puede alterar el habla?

Las personas de nuestro entorno familiar y de amistades son, por regla general y en una gran mayoría de casos, de una estimación significativa. Por lo tanto, es una evidencia clara de que, en este sentido, queramos lo mejor para ellos y ellas. En consecuencia, asumimos con gozo y alegría las noticias estimulantes que les afectan, pero, en cambio, en el lado contrario, en el supuesto de que circulen por una etapa gris como un cielo encapotado, y aún más, si son embestidos o embestidas por una riada dramática, es innegable que su sufrimiento agudo lo recibamos con unas dosis considerables de inquietud y preocupación.

Afirmado todo esto, aquellos y aquellas que no nos expresamos de la manera rítmica que más preferiríamos, o sea, que tenemos tartamudeo, nos existe el riesgo de que el habla se nos altere ante situaciones feroces que esté viviendo alguien próximo.

En este contexto, en la última entrada en el blog que estáis degustando, os comentaba el diagnóstico de cáncer avanzado y extendido por los huesos de una excelente amiga mía, de confianza, y cómo esta circunstancia adversa podía tocar las emociones y la estabilidad del habla.

Desde entonces, la he visto una vez, fue impactante, sin duda, e intentando ayudarla con todo lo que buenamente podía, como yo hacía el corazón fuerte. Y sí, las emociones se me inestabilizaron, pero no el habla. Y hace pocos días, la he llamado. Pero como, al responder ella al teléfono, se expresó con cierta angustia, me asusté, y el habla relativamente devaluada perduró un par de minutos. Ahora bien, el resto de la conversación fue larga y emotiva, con unas palabras, las mías, ya poco disfluentes.

Es bien perceptible, pues, que ayudar a los familiares y amigos que nos confiesan sus miedos es una tarea que hacemos de buena fe. Porque, en la práctica, quien tiene tartamudez suele ser sensible, y si quien pasa por un trance delicado es alguien apreciado o querido que valoramos de lleno, a pesar de que haya la posibilidad de que las oraciones se nos manifiesten menos fluidas, lo más importante es, de manera categórica, facilitar la existencia del familiar, amigo o amiga que se encuentra psicológicamente encogido.

Etiquetas del post
, ,
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.