Una estrategia para ser más fluidos hablando en público

Son muchas las personas afectadas de tartamudez que han tenido que hacer, por fuerza y ​​no por voluntad propia, intervenciones orales en público.
       
    Afirmada esta realidad, es toda una evidencia que, para alguien con tartamudeo, hablar ante un grupo de gente puede convertirse en una montaña empinada, de altitudes kilométricas y casi insuperable. Sin embargo, para otros, puede ser un reto de primera división.

Con frecuencia, la tensión y el estrés que se producen los días previos, y en particular el rato antes, y sobre todo en aquel grupo tan mayoritario de afectados y afectadas que ven a venir con temor, e incluso pánico, la exposición pública, son de una fuerte intensidad. Por lo tanto, con el objetivo de hacer menos potente este impacto, tenemos un truco a nuestro alcance, que sirve en el caso de que tengamos que hablar en un lugar desconocido, que, en consecuencia, aún no hemos pisado.

Y pues, ¿porque no visitar uno o dos días antes este lugar de momento incógnito? Dándole un vistazo, familiarizarnos con él y conversar un poco con alguna persona que el día de la intervención estará por allí, es una idea que nos puede ir bastante bien. Ah, y no hay que esconder que hacemos. Lo podemos decir sin vergüenza, es decir, que hemos venido a conocer el lugar que muy pronto nos espera. Y os comento todo esto porque, hace ya muchos años, esta estrategia me funcionó.

En octubre de 2005 presentábamos a los medios de comunicación el nacimiento de una colección de la editorial donde yo publicaba. Los autores de los seis primeros libros de la nueva colección -los que se habían editado hasta entonces- estábamos convocados para hablar de nuestro libro. La cita era en la sede del Gremio de Editores de Cataluña. 

Pues bien, la tarde antes fui a Barcelona para descubrir el sitio que acogería mi discurso a los periodistas, y así lo comuniqué a quien me abrió la puerta.
    
  Al día siguiente, por lo tanto, el grupo de periodistas recibió mis palabras, y es probable que la visita previa hubiera favorecido que las oraciones salieran relativamente fluidas. Así, antes de hablar en público, no os lo penséis dos veces. Id al lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.