Las personas con tartamudez sufrimos una intensificación del tartamudeo cuando hablamos con gente conocida o famosa

Una de las singularidades más manifiestas, evidentes y relevantes de las personas con tartamudeo es que -y vale la pena volver a insistir dada su importancia- ante situaciones pasajeras que nos causen estrés y tensión tenemos bastantes más posibilidades que la disfluencia, de una manera transitoria y temporal, se intensifique. Y precisamente, en este escenario general descrito, un caso recurrente es que nos pasa intercambiando palabras o frases con personajes que tengan un significado notable, incluyendo aquí gente conocida o famosa, por más que intentamos hacer el esfuerzo de ser el más fluidos posible con el objetivo de provocar una buena impresión.
Os lo comento porque hace unos días, estando yo con mi madre, se detuvo, por Badalona, ​​de donde somos los tres, uno de los dos hombres del tiempo televisivos más destacados de Cataluña, Tomàs Molina -el otro es Francesc Mauri, que como os conté me entrevistó en marzo para hablar de la Meteoteca de Catalunya, mi web de meteorología-, para preguntarle a ella sobre el eclipse total de sol que habrá en agosto en Estados Unidos. Y es que el famoso meteorólogo sabe bien que mi madre, inmensa viajera, es una de las catalanas que más eclipses totales de sol ha visto.

Mientras mi madre y Tomàs dialogaban, yo me mantenía al margen de la conversación. Pero con un detalle que quisiera compartir y que es la base de esta entrada: me estresé un poco contemplando la posibilidad de que el hombre del tiempo televisivo me preguntara por mi web de meteorología, los eclipses de sol o lo que fuera. Deduje que debería hacer un esfuerzo suplementario para que las palabras salieran rítmicas. Al final, sin embargo, no fue necesario.

A pesar, pues, que os he notificado una experiencia personal reciente, y por lo tanto mía, está del todo comprobado, y en consecuencia es verdad, que de una manera habitual son una gran mayoría las personas con tartamudez que, en el momento de hablar con alguien renombrado, corren el riesgo de trabarse más de la cuenta. Ya lo sabemos muy bien: hablar con tensión emocional es una mezcla desestabilizadora.

Etiquetas del post
,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.