A muchas personas con tartamudez no gusta escucharse en una grabación o vídeo

Es un hecho constatable y habitual que, efectivamente, a un gran número de afectados y afectadas de tartamudeo no haga mucha gracia oír sus oraciones tanto en una grabación de audio como en una filmación de vídeo. Así, escucharse a sí mismo como las palabras no circulan con la facilidad y fluidez deseables suele ser una vivencia que se intenta evitar.

Os contaba semanas atrás que, el 23 de marzo, precisamente el Día Mundial de la Meteorología, uno de los hombres del tiempo más mediáticos, populares y reconocidos no sólo de Cataluña sino del conjunto de España, el televisivo Francesc Mauri, me entrevistó para su programa MeteoMauri, de Catalunya Radio, para conversar de mi web Meteoteca de Catalunya. La entrevista, sin embargo, no se debía emitir hasta el 20 de abril. Y si bien me puse un notable de nota final, ¿sabéis qué? ¡Pues que todavía no la he escuchado!.

A pesar del notable mencionado, tanto mi padre, que me acompañó a los estudios de Catalunya Ràdio, como el chico que me ha hecho las dos ampliaciones de la Meteoteca, un cordialísimo y estimable Óscar, me comentaron que «al principio se te notaba un poco nervioso, pero luego mucho mejor «. Sea como sea, es verdad que me ha hecho un respeto enorme escucharme. Y cuidado, porque quizás ni lo haré. Y eso, justamente, es lo que le precisaba hace pocos días a un socio de ATCAT con quien tengo mucha simpatía, Toni. Entonces, me respondió: «me parece que yo tampoco me atrevería …».

Por lo tanto, ¿qué pretendo exponer con todo? Que aunque la entrevista no fue mal y fue una experiencia sublime, de momento intuyo que me puede remover un poco percibir como algunas de las frases iniciales no me salieron demasiado rítmicas. A modo de conclusión: creo que, considerando que cualquier persona que tiene una anomalía le duele verse a sí mismo bajo su dificultad -nos podemos imaginar una persona coja que detesta observarse en un vídeo-, es coherente deducir que una mayoría de afectados y afectadas de tartamudeo huyan de comprobar lo que ya saben, que se atascan. Y es que no sólo es coherente, sino también en cierto modo lógico e incluso legítimo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.