A las personas con tartamudez nos cuesta más hablar en una lengua que no sea la nuestra de uso principal

        El grupo muy minoritario de población que tenemos -¿o debemos decir sufrimos?- una falta de fluidez en la emisión de las palabras, percibimos esta anomalía en las diversas lenguas que hablamos. Este dato es incontestable. Afirmado esto, pues, el tartamudeo, obviamente, tanto se presenta en nuestro idioma principal, como en los otros que, de una manera menos frecuente, también usamos.

        En sintonía con el hecho de que el mundo de la tartamudez es, aún hoy, lleno de enigmas e interrogantes por resolver dada su aguda complejidad, es interesante comentar que, si ya en la lengua de uso prioritario nos atascamos, en el momento de hablar otros idiomas el tartamudeo se nos manifiesta con más intensidad. Yo mismo os lo puedo confirmar.

     Per ejemplo, el domingo pasado hice un breve viaje de ida y vuelta el mismo día en Madrid. A veces, lo hago. Y es que la aviación es una de mis máximas pasiones. Los aviones y volar me entusiasman hasta el infinito.

     En relación con esto, tuve presente que, considerando que mi lengua principal es el catalán, si por lo que sea me tocaba hablar, naturalmente en español, habría bastantes números que me costara expresarme. Estos pensamientos, por tanto, los tuve en la cabeza los días y las horas previas. De todos modos, disfruté de lo lindo. Me lo pasé inmensamente bien. Pero en resumen: los idiomas que no hablamos del todo a menudo se nos traban más, una curiosidad que aún espera una explicación definitiva.

Etiquetas del post
, ,
Join the Conversation

1 Comment

  1. says: Alejandro Bivi

    Bello leerlos, ni hijo tiene tartamudez, lo a sufrido en su Niles, sobretodo por mucho bullying, de solo 2-3 compañeros, el resto lo amaban, estos niños le tenían, según las docentes, celos y envidia a mi hijo. Porque es una persona sencible, transparente, muy cariñosa y solidaria, esto hace que sea fácil y rápido de querer y eso a estos niños les molestaba mucho. En el secundario ya en otra escuela todo esto paso a otro plano es feliz y Ana a todos sus compañeros y ellos ante una burla de alguno de otro curso, lo defienden y él se defiende, le gusta mucho y suela con poder rapear y hacer batallas de rap, juntos a la noche es nuestro recreo. Jajaja pero le cuesta horrores el me expresa que se los arma en su cabecita pero cuando quiere decirlos no le salen. A lo que le digo q ya será y que disfrute el mientras tanto, q disfrute de su creatividad. Mi hijo se llama Gino y tiene 14 años y yo soy su mamá una ídola y admiradora de mi hijo.

Deja un comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.