Aunque hay personas que restan importancia al hecho de ser tartamudas, lo más habitual, y con diferencia, es que empeoren las condiciones de vida de los afectados

He ido subrayando en diferentes entradas del blog los obstáculos de varios tipos que suelen acompañar, en su día a día, a las personas con tartamudeo. Con todo, es bueno recordar que esta premisa no es del todo general. Dicho de otro modo: mientras que, por un lado, hay personas que sufren cruelmente su disfluencia, hay otros que transitan por el trastorno, aunque más bien son minoritarias, con un ánimo bastante más favorable. Os pongo un par de ejemplos clarificadores.

Así, hace pocos días, en el encuentro de ATCAT posterior al grueso de las vacaciones, tuve la oportunidad de comprobar estos contrastes agudos en dos de mis compañeros de asociación.

Por un lado, un chico que no lleva muy bien su disfluencia, reconoció que en las reuniones en la empresa donde trabaja, cuando se trata de debatir aspectos del trabajo, permanece apartado y en un rincón, como apartado de la demás, y sin intervenir. Esta circunstancia, que entendí y comprendí perfectamente y me sensibilizó de lleno, es la más común.

Pero, por otra parte, otro compañero afirmó que, en cinco días, tenía la exposición pública de su proyecto de máster. Y fue más allá: no ha advertido a nadie de los que le evaluarán que tiene un trastorno del habla. Un golpe de valentía innegable que remarcó diciéndome que este proyecto lo convertirá en su negocio, en su pequeña empresa. Es decir: a pesar de la problemática oral que indiscutiblemente arrastra, y que no es moderada, se convertirá en emprendedor. Sin duda, un aplauso más que sincero para este compañero, y un ejemplo a seguir, aunque es congruente pensar que esta actitud no es la más habitual en una persona con tartamudeo.

En suma: dos muestras de la desigualdad, aunque el primer hecho es bastante más dominante que el segundo, que puede conllevar la tartamudez en la manera en que la enfocan los afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.