Un paso más hacia la normalización de las personas con discapacidad

Es muy probable que muchos de vosotros sepáis quién es Pablo Echenique. Efectivamente: es una de las caras más visibles del partido político Podemos, y tiene una singularidad que destaca. Así es: Pablo Echenique tiene atrofia muscular y, por fuerza, tiene que ir en silla de ruedas. Su discapacidad es casi total.

Pues bien, el pasado sábado, en el magnífico programa de La Sexta «La Sexta noche», fue ampliamente entrevistado por el presentador y por varios tertulianos y analistas. Me sorprendió muy gratamente la normalidad absoluta con que se le trataba. En el plató, Pablo Echenique era escuchado con suma atención y sus frases parecían casi sabias. Bien daba la sensación de que este líder de Podemos no tenía ningún tipo de discapacidad. O aún mejor: que en el plató, en directo, nadie daba la más mínima trascendencia a su debilidad física. Era uno más. Y eso me satisfizo.

¿Qué pretendo exponer con estas palabras? Es muy sencillo: que estoy seguro de que si el entrevistado hubiera tenido tartamudez y no invalidez física, el trato hubiera sido el mismo de atento y serio. En la práctica, valoré la entrevista del sábado como un paso más hacia la normalización tan buscada de las personas con discapacidad, como nosotros, los disfluentes, aunque recordaréis, una entrada en el blog hace unos meses, que debatía si lo somos o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.