Cuando los futbolistas tartamudos deben hablar ante los periodistas

Con el permiso de todas aquellas personas que me leéis y que no os gusta el fútbol, hoy, sin embargo, volveré a hablar del deporte rey. Disculpadme, aunque en el fondo es justificado ahora que nos encontramos en el tramo decisivo de la temporada y con los títulos en juego.

Hace poco os contaba el caso de James Rodríguez, jugador colombiano del Real Madrid, y que es tartamudo. Pues bien, el miércoles, en el Telenotícies mediodía de TV3, ofrecieron unas declaraciones suyas en rueda de prensa ante una multitud de periodistas valorando el trascendental partido que tenía su equipo. Me di cuenta que en los segundos que el informativo ofreció de James, el futbolista se expresaba de manera muy arrítmica. Por eso, me volví a preguntar cómo los pocos jugadores de primera línea tartamudos que tienen que salir a la sala prensa lo enfocan.

Pero claramente por encima de este episodio, tengo bien presente otro que, ciertamente, me impresionó. De hecho, hace entre diez y quince años, un domingo por la noche, en el programa futbolístico por excelencia que entonces hacían en el Canal 33 resumiendo la jornada de Liga, entrevistaron Toni Velamazán, que aquellos que sois aficionados del Espanyol seguro que recordaréis.

Así, el delantero del Espanyol se encontraba sentado en un cara a cara frente al presentador del programa y ante las cámaras. Y con muchos miles de espectadores escuchándolo.

Es evidente que desconozco si el futbolista llevaba bien o no tan bien su tartamudez, pero, en cualquier caso, las imágenes y las palabras generales de la entrevista me han quedado grabadas en la memoria. Y, efectivamente, Toni hablaba a trompicones. Yo, de hecho, ya había observado tiempo atrás sus dificultades orales.

Seguramente, debemos pensar que los futbolistas tímidos, ante un cúmulo de periodistas, no deben pasar el mejor rato posible. Pero, ¿y los que son tartamudos? De esto, podemos hablar otro día. De nuestras apariciones en público, y cuando digo nuestras me refiero a las personas que tenemos el trastorno, ya hablaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.