Un pequeño truco para intentar hablar más fluidamente

He ido explicando en entradas anteriores que tanto mi habla como la de muchas otras personas afectadas de tartamudeo, varía en función de lo que nos vaya pasando. En consecuencia, mientras que algunos días o en algunas épocas las frases nos salen de manera más rítmica y favorable, en otras ocasiones nos embarullamos con facilidad. A continuación, pretendo centrarme en este segundo caso.

Tengo que constatar que arrastro una serie de días en los que mi habla está espesa. Es evidente que no me alegro de ello, pero en sintonía con esta realidad incuestionable, y con la plena intención de amortiguar la riada de frases irregulares, estoy utilizando con mucha frecuencia unas palabras de apoyo para intentar expresarme más fluidamente. ¿Cuáles son? Básicamente, dos: “pues” y “así”, que cada día numerosas veces pongo en medio de las frases.

He oído decir, y, sin ir más lejos, por ejemplo, a una persona que conoce el trastorno verbal que tenemos un 2% de la población comentarme literalmente, que estas palabras son una especie de “muletillas”. Yo, por lo tanto, tengo las dos que acabo de decir. Ahora bien, es verdad que no forzosamente a todas las personas que hablamos diferente nos van bien las mismas palabras de apoyo. En cualquier caso, es un truco que a mí, con más o menos éxito, me sirve para pretender disimular el tartamudeo ante gente con la que hay que quedar bien. ¿Por qué no lo intentáis, vosotros, con las palabras de apoyo que os resulten mejor? Incluso, podéis ensayar diferentes posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.