Un diagnóstico de cáncer y sus consecuencias sobre el habla

Ayer por la tarde, una excelente amiga mía, también de 41 años, recibió el tremendo impacto de un diagnóstico de cáncer de hígado. Lo más dramático no es sólo eso, sino que, apenas hace pocos meses, acaba de superar un cáncer de mama, y que el año pasado, uno tras otro, enterró a sus padres con poco más de 60 años, también de cáncer. Su infortunio parece imposible.

En muchas ocasiones he pensado y he podido comprobar como lo que yo llamo los factores externos son capaces de alterar claramente el estado medio de mi habla. Es verdad: mi tartamudez suele fluctuar en función de las que cosas que me pasen a mí ya las personas de mi entorno más cercano. Así, mientras las buenas noticias suelen levantar el nivel del habla, las novedades desgraciadas pueden agravar la falta de fluidez.

Hasta este mediodía, y en sintonía con los últimos diez días de expresarme de manera bastante óptima, tenía una tartamudez sólo moderada. Desde entonces, la calidad de las oraciones ha caído. Es decir: el choque de la noticia ya me está afectando mi punto más débil, y de esta manera queda rota una racha de una semana y media de frases bastante rítmicas.

Naturalmente, en estos momentos, lo más relevante es la salud de mi excelente amiga. Hay un hecho que me da mala espina. Todo ha ido muy rápido. Ayer por la mañana, entra en urgencias del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, Can Ruti, porque hacía días que no se encontraba nada bien. La examinan a fondo. Por la tarde, cae el diagnóstico. Y ya está ingresada, sin fecha de salida, en la planta 13, donde están los enfermos de cáncer más graves. Mientras, observo mi habla en una situación incierta.

Y sobre todo: quiero que sepas, Eva, que así te llamas, que tanto tú, como tu encantador marido Josep y como tu hija maravillosa Arlet, que por San Esteban hace dos años, os hacéis querer. Individualmente o juntos. Os hacéis querer. Te lo digo de todo corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.