Para mucha gente estresada y acelerada, hablar con una persona con tartamudeo puede ser incómodo e inoportuno

Es innegable, y diariamente lo podemos constatar con un vistazo por poco atento que sea a nuestro alrededor, que nos encontramos de lleno en el siglo de las prisas, del estrés y la poca paciencia. Estos detalles, de una manera conjunta, son, por tanto, tan claros como evidentes e incontestables. Como he informado y divulgado en ocasiones anteriores, el minúsculo grupo -minúsculo en porcentaje- de población afectada de tartamudez no…

Leer más

Mucha gente fluida, cuando les hablamos, no deduce que tengamos tartamudez: piensa que somos personas inseguras i nerviosas

Es común que, o bien por desconocimiento o bien porque la gente fluida no suele pensar que su interlocutor puede tener tartamudez, por como es este un trastorno tan minoritario, que en muchas ocasiones aquellos y aquellas que tenemos tartamudeo hemos dado la impresión que estamos nerviosos o somos inseguros. Pues bien, probablemente, puede ser que ni lo uno ni lo otro. Lo que nos pasa, simplemente, es que nos…

Leer más

Es habitual que un afectado de tartamudeo pida en un restaurante un plato que no le entusiasme, pero que le sea más fácil de decir al camarero

Una de las particularidades más relevantes en la conducta y la actitud de un afectado o afectada de tartamudeo es la tensión que se suele producir antes de hablar. Este detalle significativo ya lo he comentado en anteriores ocasiones, pero ahora lo quiero profundizar en un aspecto concreto, cuando es la hora de pedir al camarero o camarera aquel plato que, en el restaurante, nos apetece comer. Así, dando un…

Leer más